¿Qué es la escoliosis?

que-es-la-escoliosis

La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral. Puede ocurrir en cualquier segmento de la columna, aunque es más frecuente en la región torácica y algo menos en la lumbar.

Al nacer, el ser humano posee, visto de perfil, una sola curva a lo largo de toda la columna vertebral. En la medida que el recien nacido va asumiendo la posición erguida, se van creando las distintas curvas que conforman la columna de una adulto. Biomecánicamente, las curvas, aumentan la resistencia a la compresión de la columna.

La columna vertebral o raquis posee, vista de lado, 3 curvas que se consideran fisiológicas o normales en el ser humano. Las tres curvas hacen una S elongada constituida por una lordosis cervical en el extremo superior, una cifosis torácica, y por último una lordosis lumbar.

Visto de frente el raquis no debe tener curva alguna, debe ser recto. Cuando aparecen una o más curvas estamos en presencia de una escoliosis.

Además de los planos lateral y frontal de la columna, que ya comentamos, existe un tercer plano. Se trata del plano axial o transversal, es decir, vista la columna desde arriba.

En la escoliosis se alteran los 3 planos espaciales, inicialmente el frontal, posteriormente los planos lateral y axial. Por esta razón se considera la escoliosis una deformidad tridimensional.

Entonces, la columna escoliótica, de frente, parece una S itálica o elongada. Los hombros y la pelvis se desnivelan, dando así la impresión de que existe un hombro y una cadera más alta.

Vista la escoliosis de lado, observamos que se pierde la cifosis torácica lo cual contribuye a que se pierda volumen torácico y, por ende, capacidad respiratoria.

Por último, la deformidad en el plano axial provoca la rotación de los cuerpos vertebrales lo que, a su vez, deforma la caja torácica. Los arcos costales del lado de la convexidad de la curva se abomban o protruyen, formando así la muy antiestética giba torácica. Por el contrario, en el lado cóncavo de la curva, los arcos costales posteriores, próximos a la columna, se hunden.

La maniobra de Adams pone de manifiesto esta última deformidad.

maniobra-de-adams

 

 ¿Qué causas desencadenan una escoliosis?

Existen una variedad extensa de causas que pudieran originar una escoliosis. La más común es la escoliosis idiopática o primaria. El apellido idiopática o primaria es una forma elegante de decir que aún no se sabe, a ciencia cierta, cuál es el gatillo que desencadena el inicio de la escoliosis.

Se manejan varias hipótesis:

  1. Genética.
  2. Alteración en el tejido muscular.
  3. Alteración en el tejido conectivo (tejido elástico del cuerpo).
  4. Alteración en el tejido óseo en crecimiento.

Existen otros grupos de escoliosis que sí tienen causa conocida y generalmente están asociadas a  enfermedades de alguno de los sistemas del organismo como el musculo-esquelético, el neurológico, o el conectivo. Las radioterapia (utilizado en el tratamiento del cáncer), las cirugías que ameritan abordaje del tórax, traumatismos que provoquen fracturas vertebrales, entre otros, pudieran también ser causa de escoliosis.

 

Prevalencia:

(total de casos existentes dentro de una población con riesgo de padecer la enfermedad.)

Aproximadamente 0.5 a 3% de una población de personas, entre 6 – 14 aňos, sufrirán de escoliosis idiopática. Siendo más frecuente en el sexo femenino que en el masculino.

Alternativas terapéuticas:

Un gran universo de las deformidades de columna, no solo las escoliosis, pueden y deben ser inicialmente tratadas por medios conservadores, es decir tratamiento no quirúrgico: observación periódica, medicina física-rehabilitación y corsets. Deportes, en general, son bienvenidos. Todo ejercicio físico que produzca movilización del tronco, ayudará a mantener un adecuado tono muscular y, sobre todo mantendrá la curva flexible.

Cuando la deformidad no se logra controlar por medios no quirúrgicos, a pesar de todos los esfuerzos, es necesario detener el avance realizando una cirugía.

Existen distintas vías de abordaje a fin de acceder a la columna. La más comúnmente usada es la vía posterior. Le sigue la vía anterior, y por último el acceso lateral.

Los objetivos del tratamiento quirúrgico son, corregir la deformidad y evitar la progresión de la curva. En ocasiones es necesario realizar, además del realineamiento de la columna, la corrección de la pared torácica del lado de la convexidad de la curva, es decir corregir la giba. Para ello se realiza, a través de la misma incisión con que abordamos la columna, pequeños cortes costales que van a contribuir no solo a disminuir la altura de la giba sino a flexibilizar la curva torácica de la escoliosis.

En la gran mayoría de los casos es necesario usar un implante metálico, generalmente titanio, para fijar la columna en posición correcta. A ello se añade injerto óseo sintético y otro tanto proveniente del mismo paciente. El implante tiene la misión de fijar la columna en posición correcta mientras que el injerto pega o fusiona los segmentos espinales instrumentados.